La historia de la saga de “El Alumno”

Creo que ha llegado el momento de contar la historia de Alicia, o Layla, la profesora universitaria protagonista de muchos de los relatos que hay en este blog y de los demás personajes que la acompañan.

Corría el año 2004. Conocí a un usuario de cierto canal de IRC una tarde calurosa de verano cuyo nick era JohnN, al que mando un saludo desde aquí, si me lee (¡hola!) 😉 . En aquella época me dedicaba a la enseñanza, y la historia de la profesora, el alumno y John salió sola. El primer relato que escribí fue la primera y la segunda parte de “El Alumno“. Pensé en dejarlo tal cual, dándole un final, o dejándolo abierto, pero los personajes se apoderaron de mí y ellos solos decidieron que la historia continuara, así que durante los siguientes meses desarrollé y cerré la trama escribiendo la tercera y cuarta parte.

La historia durmió en el disco duro de mi ordenador hasta el año 2011, momento en el que decidí repasar y corregir el texto y colgarla en un foro que solía frecuentar. Tuvo buena aceptación y surgieron las historias paralelas, o spin-offs, como las llaman ahora, personajes de una historia que se desarrollan de manera independiente a la original y crean otras con una trama propia, primero la de John, después la de Fer y después otras, donde Alicia era la protagonista.

La novela

En este momento la historia está en proceso de convertirse en novela, para lo que será necesario sacrificar partes de la trama original para darle coherencia y sentido. Me está costando mucho ordenar todo y enfocarlo como quiero y espero conseguirlo en algún momento. En el proceso, eso sí, me estoy divirtiendo mucho, y conociendo cada vez mejor a mis personajes, lo que sin duda es positivo, tanto para ellos como para mí 😉

He publicado el capítulo 9 para que vayáis viendo lo que estoy escribiendo. 

La historia y los personajes

Los primeros relatos están contados desde el punto de vista de Alicia. Para mí era lo más sencillo, no me costaba nada sentir como ella o ponerme en su piel. John heredó cosas de aquel usuario del IRC con quien yo hablaba, como su nombre y su estado civil, por ejemplo. Otras personas con las que trataba en aquella época también influyeron, por ejemplo, en la profesión del marido de Alicia, el cardiólogo que es casi como un fantasma y está más tiempo fuera de su casa que en ella. En general, las situaciones que se cuentan tienen algo que ver con personas a la que he conocido en algún momento de mi vida a las que me gusta hacer un “homenaje” y dedicarle un personaje, a mi manera, claro. También hay mucha ficción, claro, tanto en las situaciones como en la personalidad de todos los personajes, incluidos los protagonistas.

Me apetecía que Alicia, o Layla, el personaje protagonista, fuera una mujer que rompiera esquemas y estereotipos. Ingeniera, una profesión típicamente masculina, casada, infiel y de carácter cínico y frío, características que no suelen tener los personajes femeninos de las novelas (o al menos no las de éxito xD). Quería que fuera distinta, y que resultara atrayente y odiosa a la vez. Tardé años en ponerle un nombre, en un principio nunca lo mencioné en la historia, porque me parecía que le daba más misterio y encanto. Pero según iba desarrollándose y volviéndose más “humana” me convencí de que era necesario escoger un nombre para ella, así que lo hice, no sin pocas dificultades, porque ninguno me convencía. Hasta ese momento me había referido a ella como Layla, su canción favorita, que es como la llama John. Y sí, si os lo estáis preguntando, mi nick en aquel canal de IRC era Layla, y mi canción favorita, también 😉

Al final de la cuarta parte de “El Alumno” aparece Fer, con quien Alicia mantuvo en su pasado y sigue manteniendo una relación tóxica y tormentosa, y decidí aprovechar a este personaje para poner voz a ciertos sentimientos míos que no podía expresar Alicia. Por eso Fernando se desarrolló de manera completa, y en la novela los dos hablan cada uno desde su punto de vista. Siempre que termino de escribir algún texto poniéndome en la piel de Fer pienso que es demasiado “femenino” en su forma de pensar o actuar, porque al fin y al cabo soy yo quien escribo y le contamino, pero otras veces me quedo satisfecha del resultado. Fer es como es, y en parte también soy yo, así que es lógico que se quede con algo.

Cómo leer la historia desde el principio

En el relato “El Alumno” Alicia tiene una relación con uno de sus alumnos que se complica por diversas circunstancias, por lo que acude a su amigo John, al que había conocido tiempo atrás en unas jornadas, para que la ayude a resolverlo. Al final de la historia aparece Fer, quien también la ayuda a solucionar el problema. De este modo Alicia queda en “deuda” con ambos, y lo cuenta después en historias separadas e independientes. Tras la “cuenta pendiente” con Fer, se cuenta el progreso de su relación y su entrada en el BDSM.

Spin-offs

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s